jueves, 24 de noviembre de 2011

PASEANDO POR EL BOSQUE

Os invito a pasear conmigo por los bosques de mi pueblo y observar lo que nos muestra el entorno...

El suelo está casi enteramente tapizado por hojas, que cansadas de soportar los azotes del viento se han lanzado a volar, describiendo complejos movimientos que parecen indicar la personalidad de cada una.

Si miramos con atención, vemos algunos tesoros semiescondidos en la base de un viejo roble. No conozco el nombre de esta variedad, pero el lugar que han elegido para vivir y crecer, describen rasgos de su personalidad discreta y huidiza.

La tenue luz de las tardes de noviembre no tiene fuerza suficiente para iluminar los tupidos pinares, por lo que tendremos que caminar hacia los clareados robledales para poder seguir descubriendo más novedades.

Esto es otra cosa, los prados están frescos y verdes agradeciendo las tardías y cuantiosas lluvias de la semana pasada. Los helechos ya maduros claudican su altiva porte, descansarán en invierno para alzarse con fuerza a partir de la primavera.

Aparecen ahora diferentes setas, galanpernas con su enorme txapela si la comparamos con su frágil tronco, astaputzas, que parecen perfectos huevos con púas, pardillas, como plateados platillos....Enlace


Cuando algún rayo de luz se cuela entre las nubes del cielo se iluminan los acebos. Siempre me ha llamado la atención el brillo y color de sus hojas, ¿quíen y cómo limpia estas hojas para que tengan ese eterno color y textura?

Veo numerosos rastros de jabalíes, están ocupados paseando y comiendo bellotas. Cuando sus insaciables estómagos rebosan, se encargan de enterrar los restos bajo las hojas, éste es su almacén de alimentos que les permitirá sobrevivir en el yermo invierno.
Después de estas agotadoras labores retozan para relajarse en sus bañeras, no tienen por costumbre aclararse bien el barro con agua por lo que dejan las toallas perdidas de suciedad....

No podíamos acabar este paseo sin ver algún que otro boletus, allí veo otro y fijaros bien debajo de aquellas otras hojas, que maravilla!!

Acabamos el paseo saliendo otra vez a la claridad de las campas y observando a nuestra espalda los bosques que hemos recorrido. La horizontalidad de la sombra indica que se acerca el fin de la luminosidad solar que dará paso a la oscuridad, mitigada en parte por el leve centelleo de las estrellas.

¿Os ha gustado el paseo? A mi mucho!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada