jueves, 1 de diciembre de 2011

EL TIEMPO ENTRE COSTURAS




Best Seller que está teniendo mucho éxito tanto en Europa como en EEUU. Se trata de una novela de aventuras e intrigas, perfectamente insertada (mezclando personajes y hechos reales con ficticios) en los años de la guerra civil española que relata las peripecias vitales de una joven modista.


El dinamismo y acción de la misma se desarrollan en una trama trepidante, que entretiene. Debido a su éxito parece que se convertirá tanto en película como en serie de televisión.

La trama comienza cuando la joven modista Sira Quiroga abandona el Madrid convulso de los meses previos al alzamiento arrastrada por el amor desbocado hacia un hombre a quien apenas conoce. Con él se instala en Tánger, una ciudad exótica y vibrante donde todo puede suceder. Incluso la traición.

Sola, desubicada y cargada de deudas ajenas, Sira se traslada accidentalmente a Tetuán, capital del Protectorado Español en Marruecos. Espoleada por la necesidad de salir a flote, con argucias inconfesables y gracias a la ayuda de nuevas amistades de reputación un tanto dudosa, forjará una nueva identidad y logrará poner en marcha un selecto taller de costura en el que atenderá a clientas de orígenes lejanos y presentes insospechados.

A partir de entonces, con la contienda española recién terminada y los ecos de la guerra europea resonando en la distancia, el destino de Sira queda ligado al de un puñado de carismáticos personajes --Rosalinda Fox, Juan Luis Beigbeder, Alan Hillgarth-- que la empujarán hacia un inesperado compromiso en el que las artes de su oficio ocultarán algo mucho más arriesgado.

Bajo mi punto de vista es apropiada para desenganchar de la rutina del día a día y enmarañarse en un sin fin de aventuras, que siempre nos pueden ayudar encontrar conexiones interesantes.

Su lectura me sugiere estas tres reflexiones:

.- Hay que asumir riesgos para obtener buenos resultados en la vida.

.- La superación de un gran dolor, es el mejor acicate para el CAMBIO.

.- La verdad se impone siempre, aunque a veces llegue demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada